¿Qué hacer si sientes que te están discriminando en el trabajo?

La discriminación en el lugar de trabajo, ya sea que estás siendo discriminado debido a tu raza, lugar de procedencia, orientación sexual, discapacidad, género, edad o creencias religiosas, no es algo que podemos tomarnos a la ligera, lidiar con discriminación en tú centro laboral no es tan fácil como poner una queja con tus superiores o con la policía o “llamar a un abogado”. A continuación veremos algunas cosas que deberías saber para lidiar con esta situación.

La discriminación en el centro laboral toma muchas formas y es más común de lo que piensas. Según un estudio de 2002 sobre la actitudes de discriminación debido a la raza en el lugar de trabajo realizado por la Universidad de Rutgers, el 22% de los hispanos y los latinos en Estados Unidos han experimentado discriminación en el trabajo. Algunos ejemplos de discriminación en el centro laboral que sufren los latinos, otros grupos de inmigrantes y hasta ciudadanos estadounidense son:

A veces es un problema sistémico destinado a marginarte o al menos a hacerte callar sobre lo que está pasando. En otros casos, puede tratarse de un solo administrador que actúa de acuerdo a sus prejuicios personales. En cualquier caso, lo que deberías hacer si eres la víctima depende de la gravedad con qué esté sucediendo y cómo está afectando tu vida personal y profesional.

Habla con alguien en quien confíes sobre lo qué te está secudiendo

El primer paso es encontrar a alguien en quien puedas confiar para hablar, que te ayude a desahogarte y a poner en perspectiva los hechos discriminatorios.

Un empleado que piensa que podría ser víctima de discriminación puede encontrar a una persona fiable que no trabaje con él, como un amigo, esposa o esposo, un psicólogo, abogado o cualquiera a quién pueda acudir para un consejo para explicarle lo qué está sucediendo y pedirle su opinión.

La discriminación en el centro de trabajo es un comportamiento inapropiado que a pesar de ser ilegal ocurre con frecuencia en muchos centros de trabajo, pero no todo comportamiento inapropiado es un delito por ejemplo no es un delito que tu jefe te odie, o que sea un imbécil o qué te llame la atención por cada error que cometas en el trabajo. Pero si es ilegal si tu tu jefe te discrimina debido a tu raza, sexo, orientación sexual, color de tú piel, religión, etc.

Documéntalo todo y habla con un abogado

Si después que hables con un amigo este concuerda contigo en que estás frente a una situación discriminatoria en el centro laboral entonces debes ir pensando en hablar con un abogado lo antes posible, ya que el plazo establecido por los estatutos de limitaciones en temas de EEO (Igualdad de Oportunidades en el Empleo) puede ser muy corto. Hablar con un representante legal para hacer una consulta sobre esta situación lo antes posible es muy importante.

Lo primero que un abogado te dirá que hagas es documentarlo todo: todos los correos electrónicos, todas tus evaluaciones de rendimiento, todo lo que puedas documentar debería documentarse. Busca la política antidiscriminatoria de tu empresa y hazle una copia o tómale una fotografía, debería estar en tu manual del empleado o en otros documentos de recursos humanos a los que tengas acceso. Revísala y mira si se trata del comportamiento que estás viendo.

A continuación, lee sobre el empleo y la ley de discriminación en tu estado, y lo que cubren las leyes federales. La Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo de los Estados Unidos tiene una lista de las diversas leyes, normativas y reglamentos federales relacionados con la discriminación en el empleo. Es posible que también existan leyes estatales que se apliquen a tu situación, por lo tanto, consulta con el departamento laboral de tu estado para ver cómo pueden ayudarte.

Encuentra un abogado con buena reputación

Tu siguiente paso es contactar a un abogado laboral o un especializado en temas de discriminación en el centro de trabajo para presentarle tu evidencia y analizar si es posible hacer una demanda. Lo peor que puede pasar es que un abogado o alguien que vea estos casos todo el tiempo simpatice contigo, pero te diga que lo que te está sucediendo no es ilegal o que no es un caso plausible.

Discute la situación personalmente con los responsables

Por otro lado, algunas personas pueden ser simplemente imbéciles contigo, y otras personas pueden ser imbéciles contigo debido a tu raza, etnia, género o religión. Pero ser un imbécil no es ilegal. Si no quieres irte, es hora de tener una conversación directa con estos individuos.

Ten una conversación con los responsables de la discriminación y explícales tu postura sin ser agresivo

Esta conversación no tiene que ser conflictiva tampoco. A veces es tan simple como dejar que tu jefe sepa que lo que te ha dicho es ofensivo para ti, y preferirías que no lo dijera de nuevo. Sé honesto y asertivo, no trates de cambiarle la mentalidad o los prejuicios a nadie, no es tu trabajo educarlos. Solo demanda que sete trate con respeto y trabajar en un ambiente que no sea tóxico.

¿Qué pasa si no hay un incidente específico, sino que simplemente no crees que te vayan a ascender o a dar un aumento porque tu empresa es racista/sexista/etc.? Esta es una situación mucho más común. Muchos empleadores son lo suficientemente inteligentes hoy como para darse cuenta de que no deberían decir ciertas cosas en voz alta. Sí, puedes hablar con un abogado, pero la cuestión ahora es de evidencias. Algunas empresas tienen transparencia en sus salarios y en sus prácticas de contratación y promoción, pero la mayoría no, y la mayoría considera que esa información es privada. Habla con un abogado de derecho laboral sobre tus derechos.