¿Qué es una lesión personal?

Una lesión personal es todo aquel daño, tanto físico como psicológico, que una persona inflige sobre otra como consecuencia de una acción fortuita, intencionada, imprudente o negligente. En algunos casos esta lesión personal puede afectar incluso a terceras personas.

Tipos

Una lesión personal puede clasificarse atendiendo a varios factores determinantes, pero la diferenciación más habitual es la que hace referencia a la gravedad anatomo-fisiológica. De esta forma, se pueden diferenciar:

  • Las lesiones menores: En esta categoría se encuentran daños leves como por ejemplo magulladuras, heridas y contusiones; dislocaciones, esguinces y fracturas; golpes, cardenales, etc.
  • Las lesiones mayores: Este tipo de percances se caracterizan por ser de mayor gravedad, requerir un tiempo de convalecencia, e incluso producir secuelas irreversibles.

Responsabilidades

Cuando ocurre una lesión personal, el responsable que provoca en la víctima o víctimas los daños, puede incurrir en lo que se conoce como negligencia a la hora de realizar una acción, ya sea laboral, privada, etc. si no ha habido intencionalidad directa. Básicamente, se entiende que según el término persona razonable, esperamos que una persona actúe como es de esperar según dicte la conducta de otras personas ante la misma situación.

Si, por ejemplo, de manera habitual, un encargado de limpieza coloca carteles de piso mojado para evitar lesiones, se espera que se haga así siempre. Si no se hace, y alguien resulta lastimado, se trata de una negligencia. Es deber de todos el cumplir con las normas de seguridad y tomar las precauciones necesarias para proteger a los demás.

Causas más comunes

Los accidentes de trabajo, los de tráfico, las caídas, las situaciones violentas y las negligencias médicas son las causas más comunes de pueden provocar una lesión personal.

Es importante tener presente que cuando una persona es víctima de una lesión personal, está en el derecho de recibir una compensación económica.

¿Cuándo contratar a un abogado?

En muchas ocasiones, las lesiones menores que no tengan una consecuencia más allá de unas molestias, pueden ser reclamadas por la propia persona víctima de la misma.

Además, no todos los incidentes van a juicio. En muchos casos, las propias compañías de seguros se encargan de las indemnizaciones correspondientes, siempre que haya un entendimiento.

Sin embargo, cuando las lesiones son de carácter grave, provocan una clara merma en la vida o economía de la víctima, o no se está de acuerdo con la indemnización propuesta por la compañía de seguros, es necesario recurrir a los servicios especializados de un abogado. La propia complejidad de la ley en Estados Unidos puede hacer del proceso un asunto largo y complicado.

Ventajas del asesoramiento jurídico

Cuando una persona se enfrenta a un problema de lesión personal suele desanimarse debido a que son procesos largos y muy costosos, y piensan que no van a conseguir nada.

Pero son muchas las ventajas que ofrece el ponerse en manos de unos abogados expertos en lesiones personales porque:

  • Conocen las leyes específicas de estos casos.
  • Protegen a la persona o personas afectadas, evitándoles el estrés de los juicios.
  • Informan de los derechos y asesoran sobre cómo proceder.
  • Presentan la demanda de forma correcta.
  • Conocen los derechos de indemnización según el accidente (problemas físicos, dolor o sufrimiento).
  • Consiguen la compensación económica por pérdida salarial para el cliente.
  • Pueden reclamar con efectividad compensación por las secuelas y daños a largo plazo.
  • Evitan que la persona quede endeudada o pierda sus propiedades debido a la lesión personal sufrida.
  • Consiguen cubrir los gastos médicos y de transporte asociados al accidente.
  • Mejoran las cantidades compensatorias y pueden reducir el tiempo de espera para el cobro.
  • En caso de ser necesario, algunos abogados no cobran sus honorarios completos hasta obtener la sentencia favorable.

Conclusión

Un abogado especializado y con experiencia en lesiones personales es un profesional imprescindible en los casos donde la persona o grupo de personas perjudicadas necesitan defender sus derechos y reclamar las compensaciones económicas correspondientes.

Incluso si hay acuerdo con la compañía de seguros, se recomienda consultar al especialista antes de aceptar pues es posible que, al no estar asesorados convenientemente, salgamos perjudicados con el trato.