Son muchas y muy grandes las campañas de publicidad de compañías de consolidación de crédito y oficinas de abogados de bancarrota proclamando que tienen una solución para sus problemas financieros. Que todas las preocupaciones se acabarán con que usted levante el teléfono y les llame, pero, es esto cierto? y si lo fuese, cuál es la opción buena y cual es la mala? Veamos una comparación de cómo funciona la consolidación de crédito en comparación con una bancarrota y cómo cada uno puede afectar su crédito así como su vida.

¿Qué sucede cuando dejamos de pagar a nuestros acreedores?

Cuando estás atrasado en los pagos o simplemente dejas de pagar tus acreedores lo primero es que vas a recibir llamadas telefónicas de las compañías a las que les debes dinero, en un comienzo estas llamadas parecen inofensivas y un representante le pedirá muy cortésmente que si puede pagar su saldo que está atrasado.

Al continuar sin hacer los pagos comienza la peor parte, los acreedores llaman varias veces al día haciendo recalamos y amenazas para intimidarlo que pague la deuda, su tasa de interés de las tarjetas de crédito va a subir por las nubes, las compañías de tarjeta de crédito van a informar de su retraso a las agencias de informe crediticio como Equifax, Experian y Transunion, esto por su parte hará que su crédito empeore y ninguna otra compañía le apruebe una petición de crédito.

Finalmente es posible que reciba una acusación legal la cual debe responder ante la corte y en ocasiones hasta embargo de salario.

Bueno, si estamos atrasados en los pagos, hemos comenzado a recibir las llamadas de los acreedores y no parece que vaya a haber un cambio repentino en nuestro ingreso que nos permita salir de las deudas que decisión es mejor, hacer una consolidación de crédito o una bancarrota? Veamos cuales son las consecuencias de una opción o la otra.

¿Qué es la consolidación de deuda?

Las compañías de consolidación de deudas básicamente lo que hacen es crear un nuevo préstamo el cual está destinado a pagar todas las otras deudas que haya incurrido.

Esto tiene varias ventajas, en ocasiones la tasa de interés de este préstamo es más bajo que las tasas de interés de las deudas de tarjetas de crédito, más la posibilidad de hacer un solo pago mensual en lugar de tener que hacer múltiples pagos, en dependencia del número de acreedores.

Este nuevo préstamo que nos ayudará a consolidar las deudas y hacer un sólo pago es una idea muy atractiva para muchas personas que enfrentan dificultades financieras, además de los efectos positivos que mencionamos anteriormente el prestatario se siente más tranquilo porque de cumplir con los términos de su nuevo acreedor entonces puede que evitar la bancarrota y salvar su hogar de una ejecución hipotecaria.

La vida continúa y aunque se sientan como que han esquivado una bala, es importante tener en cuenta que se debe continuar con suma cautela y cambiar los malos hábitos que condujeron a una situación en la que no podían pagar las deudas, a pesar de poder conseguir una consolidación de deudas, aún deben el dinero y este debe ser pagado en su totalidad bajo los nuevos términos.

¿Qué es la bancarrota?

El proceso de bancarrota en los Estados Unidos está destinado para proteger a los consumidores que han alcanzado una deuda que no les es posible pagar y por tanto con la ayuda de un abogado de bancarrota presentan una petición ante un tribunal para determinar si la deuda puede ser descartada.

Los dos tipos principales de bancarrota son el capítulo 7 y el capítulo 13. Por lo general una vez que el juez de bancarrota aprueba la solicitud de bancarrota capítulo 7, se establece que el deudor no puede pagar la deuda y se valoran sus pertenencias no protegidas bajo el código legal de bancarrota para pagar a sus acreedores . En el caso de la bancarrota capítulo 13, el deudor aún puede ser responsable de pagar parte de la deuda y el juez va a establecer un plan de pago.

¿Cuáles son las ventajas de una bancarrota comparado con la consolidación de deudas?

Solamente la bancarrota puede protegerte de una demanda, de que embarguen tu salario, o de que tus acreedores vacíen tus cuenta de banco.

Al comenzar una petición de Bancarrota, automáticamente el individuo es protegido de las agencias de crédito, agencias colectoras de cobro y demandas contra su persona. La ley de bancarrota cuenta con este tipo de protección “Suspensión Automática” (11 U.S.C. §362) lo que hace que los colectores paren todo esfuerzo de cobro.

Por otra parte los programas de consolidación de deudas no son programas de protección del gobierno sino que son programas de empresas privadas que aunque pueden ayudar con la facilidad de los pagos de la deuda no cuentan con ningún respaldo legal para evitar una demanda o embargo de salario o llamadas de los acreedores para intentar recuperar su dinero.

La consolidación de deudas puede aumentar su pago de impuestos al final del año mientras que la bancarrota no.

En ocasiones las compañías de liquidación llegan a un acuerdo con sus acreedores para reducir el monto total de la deuda a pagar, cuando esto sucede usted puede tener un gran aumento en la cantidad de impuestos que pagará en ese año.

Aunque parezca sorprendente, las leyes de impuestos establecen que si se llega a un acuerdo con un acreedor por menos de la cantidad total que debe, el IRS va a tomar en cuenta la cantidad de dinero que se perdonó como un ingreso adicional, y está sujeto a impuestos adicionales!

Cuando una deudas es descargadas por el proceso de Bancarrota está no es tratada como un ingreso adicional y no está sujeta a impuestos.