Metanfetamina, la droga más peligrosa de Estados Unidos.

Las muertes asociadas al consumo de drogas crecen por día en Norteamérica, pero las relacionadas con el uso de metanfetaminas superan ya, incluso, el número de fallecimientos provocados por la heroína. De ahí que sea esta la droga más penada en Estados Unidos desde hace muchos años.

Según expertos, esta sustancia nunca ha sido más pura, más barata, ni más letal. A pesar de las medidas agresivas aplicadas por parte del Congreso para reducir su consumo y de los decomisos en la frontera, que superan entre 10 y 20 veces los de hace una década, las personas son cada vez más dependientes de la también conocida como “hormona de la felicidad”, en cualquiera de sus formas.

Medidas del gobierno para reducir el consumo de Metanfetamina en Estados Unidos.

El efecto letal y las vidas que cobra cada año en Estados Unidos, obliga al gobierno a poner en práctica muchas medidas con el objetivo de reducir su consumo.

El control a través de la receta médica, del descongestionante nasal que se utiliza para fabricar la Metanfetamina, es una de las medidas adoptadas por el gobierno para reducir  su consumo en Estados Unidos. La regulación obstaculizó el ritmo productivo en los laboratorios domésticos, pero no lo suficiente como para reducir a cero el número de muertes y de personas expuestas a los peligros de los productos químicos con que se fabrica la droga.

Otra de las medidas puestas en vigor para eliminar la Metanfetamina de las calles en Estados Unidos, fue  la ejecución de operaciones policiales para desmantelar  las fábricas caseras.

Por otro lado, se aprobó una legislación a través de la cual se limitaba la venta de pseudoefedrina a 7,5 gramos por persona en un término de 30 días, además de exigir a todas las farmacias el rastreo de los clientes que solicitaran ese fármaco. La medida ayudó a reducir el tráfico y el consumo de Metanfetamina en gran medida, pese al uso de emisarios por parte de los fabricantes.

Luego de un período de recesión, elementos mexicanos decidieron entrar al mercado ofreciendo la droga a bajo precio y en grandes cantidades. Desde entonces las fuerzas policiales también trabajan en el decomiso de la Metanfetamina en los puntos de control de las autopistas.

Condenas penal por posesión y consumo de Metanfetamina

Las condenas por posesión y consumo de Metanfetamina no son negociables con ningún juez, de ahí que sean de cumplimiento obligatorio. A diferencia de las sanciones establecidas para los individuos que trafican o consumen otras sustancias, las penas por metanfetaminas están estandarizadas en la mayoría de los estados y los tribunales tienen en cuenta cualquier cantidad por pequeña que esta sea. Por ejemplo:

  1. Un individuo acusado de traficar o consumir 5 gramos de Metanfetamina puede ser condenado a 5 años de prisión.
  2. Un individuo acusado de traficar o consumir 50 gramos de Metanfetamina puede ser condenado a 10 años de prisión.

En la mayoría de los casos, incluso cuando se cuenta con la mejor representación de un abogado penal, si el acusado no es ciudadano estadounidense, el consumo, tráfico o poseción de drogas resulta en una orden de exportación para el individuo.

Cuando se trata de la Metanfetamina tampoco se tiene en cuenta si el portador la adquirió para comercializarla o para consumirla. Cualquier juez impondrá la misma pena de privación de libertad en ambos casos, además de las multas correspondientes, y las dos sanciones son de estricto cumplimiento. 

Consecuencias del consumo de Metanfetamina

La Metanfetamina produce efectos desastrosos en los adictos como afectaciones importantes en los dientes y en la piel, intoxicación del cuerpo, daños permanentes en el cerebro, además de incrementar el riesgo de contraer enfermedades infecciosas.

Esta sustancia sintética estimula el sistema nervioso provocando enfermedades como la esquizofrenia, el incremento de la presión arterial y del ritmo cardiaco. La Metanfetamina es una droga que crea dependencia en poco tiempo y los productos químicos que se emplean para su fabricación, son altamente tóxicos para la salud del ser humano.

Según estadísticas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, en los últimos años se ha triplicado la cantidad de metanfetamina confiscada, lo que ha disparado el índice de mortalidad y ubica el consumo de dicha sustancia entre las causas principales de muertes. En estados como Oregón fallecieron 232 personas en el 2016 por esa razón.