Hacer un testamento ante un notario

Testamento notariado

Existen varios tipos de testamentos. Todos son igualmente válidos y tienen las mismas consecuencias. Pero una condición común para ellos es que deben redactarse conforme al código civil que establece el estado.

Un documento de voluntad puede ser notariado o no, en dependencia de la opción que escoja el testador. Por ejemplo, si el suyo fue escrito a través de un abogado,  seguramente fue notariado, ya que no es la voluntad del testador necesariamente la que se registra ante el notario, sino la declaración jurada de auto prueba que se adjunta a la voluntad.

Cuando la persona que hace el testamento fallece, es necesario probar la validez del documento de voluntad.  

Probar un testamento

Probar la validez de un testamento significa que una persona da testimonio de la firma del documento al funcionario del gobierno estatal correspondiente. En algunos estados, se realiza ante el Registro de Testamentos y en otros, ante un secretario del Tribunal de Sucesiones. Existe la posibilidad de no poder contactar con el o los testigos, especialmente si el documento fue redactado hace mucho tiempo. Otros contratiempos pueden ser que estos hayan fallecido, se hayan mudado o que se encuentren limitados físicamente y no puedan comparecer.

Las leyes de algunos estados permiten a los herederos e interesados en el testamento, hacer valer la voluntad del testador, sin que el documento legal sea probado. En otros lugares aunque los testigos no estén disponibles para dar fe del acto de voluntad, se acepta la participación de otras personas que puedan identificar la firma del testador en el documento. A ese otro tipo de testigos se les conoce como “testigos no suscriptores” ya que no estuvieron presentes en el momento de firmar el testamento y tampoco suscribieron sus nombres como testigos.

La necesidad de una prueba externa requiere un testimonio jurado de individuos bien informados y que estén familiarizadas con la firma en cuestión. 

 
Autoprueba de voluntad
Casi todos los estados cuentan ahora con estatutos que autorizan voluntades de auto-prueba. Solo Maryland, Ohio, Vermont y el Distrito de Columbia no lo hacen. En el caso de los que tienen estatutos que autorizan testamentos de autoevaluación, no todos exigen los mismos requisitos. Un testamento que se prueba a sí mismo en un lugar, quizás no pueda hacerlo en otro. Algunos estados requieren la certificación notarial de las firmas de los testigos solamente, mientras que en otros, se exige la certificación notarial también de la firma del testador.

Los estatutos de autoprueba permiten probar la validez del testamento en el momento de su firma. Solo debe realizarse un juramento ante un notario público en el momento de firmar el documento, por parte de la persona que confecciona el testamento y de los testigos. Si se hace así, no será necesaria la aprobación del testamento a través de los testigos después de la muerte del testador.

En algunas jurisdicciones se acepta la presencia de un abogado para presentar el juramento en caso de que el notario no esté disponible. De ese modo la certificación ante el notario puede efectuarse en otro momento. Solo tenga en cuenta que el formulario de declaración jurada debe incluir que fue el abogado el que presentó dicho juramento y luego compareció ante el notario.

Aún cuando es válido el testamento sin declaración jurada de autoevaluación, actualmente es muy común la elaboración de los documentos de voluntad de autoprueba. Considere la posibilidad de jurar ante un notario. Puede implicar esfuerzo de su parte pero les evitará problemas y gastos innecesarios a sus herederos después de su muerte.


Añadir un codicilo

La ausencia de autoprueba no constituye un motivo para rehacer su testamento, pero como lo más recomendable es que la incluya en el documento legal de voluntad, puede hacerlo a través de un codicilo. La adición de la nueva disposición también constituye una prueba para validar el testamento. O si lo prefiere puede elaborar una declaración jurada de autoevaluación y adjuntarla al testamento. 

Mientras más claridad conste en el documento de última voluntad, más fácil será que el sistema judicial acepte genuinamente su testamento. Así que haga que un notario elimine el problema antes de que ocurra.

Otros recursos sobre Testamentos:

¿Cambios que pueden afectar la validez de un Testamento?
¿Puedo hacer mi propio testamento?
Cómo crear un testamento sin un abogado?
Hacer un testamento ante un notario