Cómo modificar un testamento

Un testamento es el acto jurídico mediante el cual la persona distribuye sus bienes entre los herederos. Una vez elaborado el documento, este puede ser modificado tantas veces como sea necesario sin problema, siempre que el testador se encuentre en plena capacidad mental. Incluso la persona puede hasta revocar el testamento si lo desea.

Cómo cambiar un testamento 

Si usted elaboró un testamento y desea modificarlo, lo primero que debe hacer es conocer las leyes de su estado, para asegurarse de que el hecho de cambiarlo, no invalidará el documento. Cada estado tiene sus propios estatutos y a veces son diferentes. Así que, de ser posible, consulte a un abogado especializado en planificación patrimonial y verifique con él si hizo todo correctamente cuando elaboró su nuevo testamento. Un error puede ser, por ejemplo, tachar elementos y agregar nuevos, de forma manual. En ese caso, el tribunal en algunos estados puede decretar la anulación del documento y pasar por alto los segmentos escritos a mano.

Pequeños cambios

Para efectuar discretos cambios como por ejemplo, nombrar a otra persona como albacea, usted puede hacerlo a través de una disposición o codicilo, como también se le conoce. El codicilo le da la posibilidad al testador de añadir un elemento de menor peso, que no implique alterar los herederos. Este es un documento adjunto a su testamento original, donde se detallan dichos cambios. Algunos estados obligan a redactar la nueva disposición bajo los mismos términos del testamento.   

Haga un Memorándum de Propiedad Personal

Si en el momento de redactar el testamento original usted incluyó un Memorándum de Propiedad Personal, es muy posible que pueda reemplazarlo por otro si así lo desea. Modificar la distribución de sus bienes personales, dígase joyas, obras de arte o antigüedades, forma parte de los cambios que se pueden incluir en un testamento después de haberlo confeccionado. Solo redacte el nuevo memorándum y anéxelo al documento original.   

El Memorándum de Propiedad Personal también es apropiado si deja legados específicos a ciertos beneficiarios, en lugar de dividir su patrimonio general entre ellos, como dejar el 25 por ciento para cada uno de sus cuatro hijos, por ejemplo. En caso de haber perdido determinado artículo de su propiedad o si desea cambiar a algún beneficiario, simplemente puede eliminar el memorando anterior y reemplazarlo por uno nuevo.

A diferencia de un codicilo, el memorándum no tiene que ser firmado ni atestiguado en la mayoría de los casos. Pero en el documento si debe constar una declaración (“Dejo mis bienes personales a mis cuatro hijos de acuerdo con el memorando adjunto a este testamento”).

Escriba un nuevo testamento 

Para hacer cambios sustanciales en un testamento, la mayoría de las veces resulta más fácil revocar la antigua voluntad y escribir una nueva. Especialmente si las leyes de su estado establecen las mismas condiciones para las modificaciones que para los testamentos originales. Si desea cambiar los beneficiarios del documento, esta también constituye la opción más segura.

Para mayor certeza deje claro en el nuevo testamento que usted desea revocar todos los existentes anteriormente y de ser posible, enumérelos todos por fecha, en caso de haber escrito más de uno. Puede buscar asesoramiento de un abogado para cerciorarse de no haber violado la legislación vigente en su estado.

Otra garantía para hacer cumplir sus actos de última voluntad es escribir “REVOCADO”, en cada página de su antiguo testamento, con su firma o iniciales. También puede reunir testigos que prueben legalmente la derogación del documento anterior. Asegúrese de destruir todas las copias existentes. De este modo no dejaría espacio para dudas en el momento de hacer valer sus deseos después de muerto.