Abogados de Lesiones en Restaurantes

abogado de lesiones

¿Qué Puede Ir Mal Dentro de un Restaurante?

Salir con la familia a disfrutar un platillo en una ocasión especial es uno de los pasatiempos preferidos de muchas personas sin embargo muchas cosas pueden salir mal en un restaurante. Puede sufrir intoxicación alimentaria, asfixiarse con un hueso o sufrir una reacción alérgica. También podría resultar herido de otras maneras en un restaurante.

¿Qué Deberes Tiene el Dueño de un Restaurante?

El dueño de un restaurante debe mantener su restaurante en condiciones razonablemente seguras para sus clientes. El propietario debe advertir a las personas de peligros ocultos y proporcionar mobiliario que sea seguro. Sin embargo, el propietario solo requiere poner a salvo los lugares de su restaurante donde se puede esperar que vaya la gente. Si el dueño es negligente en su deber, puede ser responsable de los daños. Algunas cosas que el propietario debe hacer incluyen:

  • Proporcionar un medio seguro de entrada y salida.
  • Mantener un pasillo seguro desde el área de comedor hasta el baño.
  • Mantener e inspeccionar adecuadamente los asientos, taburetes y sillas.
  • Asegurarse de que el piso no sea resbaladizo para evitar accidentes.
  • Asegurarse de que el piso no tenga defectos peligrosos, como baches y grietas.

¿Qué Pasa si soy Agredido en un Restaurante?

El propietario de un restaurante puede ser considerado responsable si él o uno de sus empleados ataca a un cliente. El empleador es responsable de los actos del empleado. Sin embargo, usted no puede demandar si la única lesión que sufrió fue humillación y vergüenza por palabras groseras de un empleado. Si un tercero lo asalta en el restaurante, el propietario no es responsable, a menos que él sepa que el ataque ocurrirá y no tomó medidas para evitarlo. Por ejemplo, el propietario puede ser responsable si no expulsó a un cliente intoxicado que hizo amenazas de golpear a la gente y de hecho agredió a otro cliente.

¿Qué Límites a la Responsabilidad Existen?

La negligencia del propietario debe causar la lesión y no algún otro evento imprevisto. Además, el propietario solo es responsable de riesgos irrazonables. Eso significa que el propietario no tiene que arreglar todas las condiciones peligrosas posibles. Si la condición es tan obvia que todos deben saber para evitarla, entonces no hay responsabilidad. Además, si el defecto no existió el tiempo suficiente como para que el propietario lo descubra, no existe ninguna responsabilidad. La negligencia contributiva y la asunción de riesgo también pueden limitar la recuperación.